martes, 1 de septiembre de 2015

Coherente con su historia





Monseñor Jorge Casaretto, ex obispo de San Isidro, sentenció:”Cuando más justicia aplicamos, parece que menos verdad recuperamos y cuanta más verdad queremos recuperar, más suaves tenemos que ser en la justicia aplicada”.  
Es la dialéctica de la contradicción. Fue la empleada por la conducción jerárquica de la iglesia respecto de la dictadura. Sus persuasiones al gran dictador Videla, que la recibió sistemáticamente, no cuestionaban sus acciones sino  sus estridencias que negaron la vida habitual de nosotros, los civiles aun sin relaciones con la guerrilla. Los uniformados pretendieron imponer la disciplina de la obediencia absoluta de nosotros, los comunes, a ellos. Su máxima sistémica fue clara en la colimba: “¡No se pare como un civil!”. La ofensa menoscaba. 
La justicia para Casaretto entonces fue la represión generalizada, violación de las normas constitucionales y la igualdad ante la ley. Por eso anularon la ley. Y hoy la ley que se le aplica a los asesinos, es demasiado de lo cual se infiere que la Justicia exagera. Es lo que critica el ex obispo. 
Pero el ex obispo, lo que cuestiona, con aquella frase pronunciada en la Universidad Católica, es la Verdad de lo que se juzga. Niega declaraciones, documentos, evidencias, que no solo se conocen en el país sino en otros países. El ex militar Scilingo, quien arrojó al agua desde aviones a prisioneros, lo ha confesado. Y el cabo Miguel Angel Pérez, quien dio detalles acusando al Ejército y lloró, frente a los jueces cordobeses que lo juzgaron. Y otros confesos. 
 Una mañana de sábado, imperio de la dictadura, sonó el timbre en casa. Me asomé y vi a Casaretto acompañado de otros curas. Salí, los saludé y el obispo expresó: “Hijo, venimos a reflexionar contigo”. “Señor –respondí- le agradezco. Estimo que tengo información de lo que pasa por mi condición de periodista, aunque no lo suficiente. Reflexiono al respecto. Que estén bien. Gracias.” 
La iglesia argentina avaló el golpe de Estado, porque los militares la consultaron antes. Ha sido coherente con su historia. 
Está todo dicho. 
Setiembre 2015 
Canono Elorza. 



Publicar un comentario